En el año anterior 2015, el mayor escándalo de la Iglesia en el país, quedó al descubierto

Santo Domingo RD.- Durante varios años la Iglesia Católica ha aprovechado el Sermón de las Siete Palabras para lanzar duras críticas contra el Gobierno y algunos males sociales, siendo la corrupción y la impunidad los temas principales.

En 2016 el histórico, en el “Sermón de las Siete Palabras” la Iglesia Católica denunció la contaminación del proceso político y la campaña electoral fundada en falsas promesas, la corrupción y el uso de los recursos del Estado.

En el año anterior 2015, el mayor escándalo de la Iglesia en el país, quedó al descubierto.

El nuncio Joséf Wesolowski era vinculado a actos de pederastia, pero la cúpula católica dominicana no pronunció palabra al respecto.

En el 2017, arremetió contra los niveles de corrupción, señalando que el sistema judicial era fallido, que en la mayoría de actos delictivos estaban involucrados agentes de la Policía y condenó a quienes aprueban el aborto.

El año siguiente no fue la excepción: Miguel Ángel Amarante, quien en ese momento era el vicario episcopal, lanzó duras críticas contra la corrupción y la impunidad.

No fue hasta el 2018 que se marcó una diferencia en las siete palabras, con la petición de perdón, por los escándalos de abusos sexuales en los que se han visto involucrados sacerdotes.

En este año las siete palabras retumbaron en el ambiente político, principalmente por el rechazo a la modificación constitucional con fines reeleccionistas y males como la corrupción y la falta de independencia de la Justicia.

Las críticas contra la corrupción, impunidad, la seguridad ciudadana y el sistema judicial han sido reiteradas por la Iglesia año tras año.

Por: Catheryne Sánchez