Willi Castro con las Grandes Ligas en la mira este 2019

“Gracias a Dios, seguí en el mismo camino con mi rutina cada día”, dijo Castro

MIAMI — Cuando el infielder dominicano (vía Puerto Rico) Willi Castro fue cambiado de los Indios a los Tigres en julio pasado, cambió de organización pero no de meta. Ahora, preparándose para su primera temporada completa en el sistema de Detroit, el torpedero reflexionó sobre las vueltas que dio en el 2018.

“Fue uno de los mejores años míos”, dijo Castro en el marco del Rookie Career Development Program para jóvenes a punto de subir a las Grandes Ligas o establecerse en las mismas. “Seguí trabajando en las cosas pequeñas que tenía que mejorar”.

Después de un estelar 2017 en Clase-A Avanzada (.290/.337/.424, 11 HR y 58 CE), Castro retrocedió algo en su producción en Doble-A la temporada pasada en Akron, bateando .245/.303/.350. Pero cuando fue cambiado de los Indios a los Tigres en el canje que envió al jardinero cubano Leonys Martín de Detroit a Cleveland, Castro retomó el ritmo y puso .324/.366/.562 en 26 partidos con Doble-A Erie. El bateador ambidextro terminó el año en Triple-A Toledo, donde debe de empezar la venidera campaña del 2019.

“Gracias a Dios, seguí en el mismo camino, de seguir con mi rutina cada día”, comentó el nacido en San Juan, P.R. y criado en Santo Domingo. “Enfocarse cada día en lo que tienes que mejorar, en las cositas pequeñas que uno, como pelotero, tiene que aprenderse.

“Cuando uno va subiendo de nivel, las cosas se ponen más duras. Creo que todo eso lo pude superar (en el 2018)”.

Después de dejar esa buena impresión en los Tigres, equipo en el que terminó el 2018 como el prospecto número 10 (según MLB Pipeline), Castro se integró por segundo año consecutivo a los Leones del Escogido en la Liga Dominicana. En 24 partidos en tierras quisqueyanas, el joven de 21 años tuvo una línea de .237/.272/.402 con cinco dobles, dos jonrones y ocho empujadas en 104 visitas al plato.

“Jugué un mes y tuve muy buena experiencia de aprender de los más veteranos”, dijo Castro sobre su intervención con los “melenudos”. “Fue una buena experiencia estar con ellos y estar compartiendo con ellos”.

Uno de los objetivos de Castro durante su carrera de liga menor ha sido reducir su cantidad de errores defensivos. El joven cometió 15 en las paradas cortas la temporada pasada en Doble-A, donde incluso jugó algunos partidos en la segunda almohadilla por primera vez desde su primera campaña como profesional en la Dominican Summer League en el 2014.

Con Jordy Mercer recién firmado por los Tigres pero no proyectado como el torpedero del club a largo plazo, Castro podría tener posibilidades de ganarse la oportunidad de ser el campocorto de los felinos en un futuro no tan lejano, si es que sigue progresando en el 2019. Eso mismo anhela el dominicano.

“La meta es siempre estar saludable, mantenerme tanto físicamente y mentalmente y llegar a Grandes Ligas, como cualquier otro pelotero”, dijo. “Y mantenerme allá”.

Fuente: Las Mayores

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorHermetismo encierra supuesto cargamento de ropas escondido en mina de arena en San Cristóbal
SiguienteLópez Obrador: “El muro fronterizo es un asunto interno de EEUU”