Tribunal de EEUU ordena que se reúna a las familias de inmigrantes separadas

Un tribunal de San Diego, suroeste de Estados Unidos, ordenó la noche del martes la reunificación de las familias de inmigrantes separadas por la policía migratoria, denunciando la política de “tolerancia cero” impuesta por el gobierno de Donald Trump.

A no ser que representen un peligro para sus niños, los padres deben de ser reunidos con ellos en un plazo de dos semanas para los menores de cinco años y en menos de 30 días para los otros niños, según dictamina la sentencia judicial consultada por la AFP.

Contenido relacionado: Sin apoyo suficiente Congreso de EEUU aplaza voto sobre inmigración

El fallo demanda además al gobierno federal que “haga frente a las caóticas circunstancias que ha creado”.

La demanda había sido presentada por la asociación de derechos cívicos ACLU en nombre de migrantes anónimos contra la policía de inmigración (ICE), a la cual el juez Dana Sabraw le exige asimismo “hacer todo para facilitar la comunicación” entre las familias separadas.

La ACLU celebró en un comunicado y en Twitter la decisión judicial a la que calificó como una “enorme victoria para los padres y los niños que pensaban que nunca iban a volver a verse”, añadiendo que “va a haber lágrimas (de alegría) en los centros de detención en varias partes del país”.

Desde mayo pasado, los procesamientos sistemáticos iniciados contra los padres que cruzan la frontera con sus hijos condujeron a la separación de más de 2.300 menores, generando críticas en Estados Unidos y en el exterior.

– Condiciones “inhumanas” –

Otras demandas presentadas a nombre de inmigrantes cuestionan el “traumatismo” que provoca a los niños ser separados de sus padres y denuncian las condiciones “inhumanas” de detención en los centros del ICE.

Fuente: AFP

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorQué le pasó a Diego Maradona después del partido entre Argentina y Nigeria
SiguientePutin recibe este miércoles al consejero de seguridad de Trump