Video: joven se corta el pene para que no interfiera con sus tatuajes

Siente auténtica pasión por la tinta

Un joven ha llevado su pasión por la tinta al extremo y ha decidido operarse para quitarse el pene. Su adicción por los tatuajes le ha llevado a creer que su órgano interfería en sus diseños y podía arruinar sus tatuajes así que, ¿por qué no quitárselo?

Normalmente cuando conocemos la historia de alguien que ha llevado al límite los tatuajes lo primero que pensamos es que actuó por impulso o que tomó una mala decisión por no estar en plenas facultades, como es el caso de un joven que se tatuó media cara cuando iba borracho. La gracia le salió cara y no hablamos del precio que pagó por hacérselo. Cuando quiso buscar trabajo su rostro se convirtió en un verdadero problema. Normal, estando ebrio difícilmente se tienen buenas ideas.

Te recomendamos:

También está el caso de la gente como Adam Curlykale, un joven ruso de 32 años que siente auténtica pasión por la tinta y está dispuesto a hacer por ello lo que muchos considerarían una locura. De hecho ha viajado a Guadalajara (México) para realizarse una operación que es un puro capricho: el joven ha decidido prescindir de su miembropara no arruinar su look ni sus tatuajes. ¿Suena loco verdad? ¡Te damos todos los detalles en el vídeo!

Mucho más que un tatuaje

Para Adam la tinta ha sido su medio de superar su enfermedad. Fue diagnosticado de albinismo hace años por el doctor, y su pálido color de piel siempre le había deprimido. El joven ruso ha encontrado en sus diseños una ayuda para aceptarse a sí mismo y a su cuerpo claro.

Adam no es el único que ha encontrado en los tatuajes una vía de salvación o evasión. Para muchas personas los tatuajes son más que arte y meras figuras decorativas sino que simbolizan aspectos importantes que han marcado su vida, como por ejemplo la pérdida de un ser querido, las adversidades o enfermedades superadas . Es el caso del tatuaje del punto y coma.

Este tatuaje que posiblemente hayas visto a más de uno tiene un significado muy especial que poco tiene que ver con el lenguaje. El proyecto punto y coma surgió a raíz de un movimiento que cobró fuerza en Internet y representa la esperanza de los que luchan contra la depresión, el suicidio o las adicciones y consiguen superarlo. En definitiva, el punto y coma simboliza las ganas de vivir y el amor por la vida, un tatuaje que bien podría haberse hecho Adam si aún le quedase alguna parte de su cuerpo libre para hacérselo.

Fuente: Ohmirevista