La otra persona que pudiera ser clave en el sangriento caso, es quien  informó al jefe del acusado sobre los asesinatos

La redacción de CDN tuvo acceso al expediente completo del caso en el que un hombre es acusado de asesinar a su esposa y a sus tres hijastros.

Se trata del caso en el que el imputado Víctor Alexander Portorreal figura como el principal sospechoso y en el que su contacto anterior y posterior a los múltiples asesinatos podría definir el veredicto final que se emita por el hecho que ha estremecido al país.

De acuerdo al expediente del Ministerio Público, la primera persona con quien se comunicó Portorreal tras matar a su esposa Reyna Encarnación y a  sus dos hijastras, de 10 y 6 años de edad respectivamente, fue con una tía, con quien dejó al niño que posteriormente también mató.

“Se dirigió a casa de una tía, la nombrada Johanne Mendoza Cuello, donde dejó al niño durante varias horas y siendo alrededor de las 11:00 p.m. lo recogió y volvieron a su residencia”, subraya el documento del MP, identificando la primera persona con la que se habría reunido Portorreal tras el crimen.

La segunda persona “clave” dentro del expediente es una amiga del acusado, identificada como Krystel Alexandra Tejeda, con quien Portorreal se habría reunido un día después del crimen, el lunes 5 del presente mes.

En el expediente presentado por el ministerio público y al que CDN tuvo acceso precisa que “con su amiga, el martes 6 del presente mes, dos días después de los asesinatos, el imputado se fue a la playa y confesó que “él le había hecho algo malo a su pareja Reyna Isabel Encarnación Morales, pero (según ella) no le dio más detalles”.

La otra de las personas que figuran en la lista de quienes establecieron los primeros contactos con el presunto matador fue el jefe de éste, identificado como Miguel Alejandro Ureña Marranzini y a quien una persona no identificada le comunicó que Portorreal había cometido el crimen.

“Se presentó una persona a bordo de un vehículo y le manifestó que el imputado había ahorcado los tres hijos de su pareja y luego se había ahorcado él”, se lee en la confesión suministrada por la Fiscalía. La misma información señala que “minutos después el imputado se comunicó a través de WhatsApp con su jefe y le manifestó que él estaba bien, pero que había matado a su pareja y a los tres hijos de ésta, en fecha 4 de febrero del año 2018”.

La otra persona que pudiera ser clave en el sangriento caso, es quien se presentó a bordo de un vehículo a informar al jefe del acusado sobre los asesinatos. El nombre no figura en el expediente del Ministerio Público.